Category: Noticiario


Todos vosotros conoceréis, imagino, los establecimientos de comida rápida Mcdonald en los que por un “módico” precio puedes elegir entre varios tipos de hamburguesas, todas con el mismo sabor y del tamaño de galletitas, o bien si no te gusta la carne (con lo cual te presencia allí ya carecería un poco de sentido) puedes probar las marvillosas ensaladas elaboradas con restos de restos de lechuga, tomates…etc etc.

Dejando un poco de lado esta pequeña introducción supongo también que si habéis pisado alguna vez un Macdonald de pequeñitos seguramente os pedistéis un Happy Meal, ya sabéis, el menú del juguetito.

Pues bien, la historia de hoy va acerca de una niña suiza de 7 años que cuando estaba comiendo tranquilamente su Happy Meal en una zona de picnic encontró como regalito del menú un preservativo abierto.

La madre de la niña denunció el suceso a la policía 10 horas más tarde del suceso, lo cual dificultó la tarea del análisis de la “sorpresa” pero tras un primer intento, al parecer no contenía restos de esperma. La policía, así como la mayor parte de la población mundial que haya leído este suceso, se preguntan: ¿Cómo es posible que haya llegado un preservativo abierto al menú de una niña pequeña cuando ésta no tenía ni idea de lo que era?.

Después de leer esto amigos mios, a mi se me ocurren múltiples respuestas: por ejemplo, un empleado de Mcdonald quiso hacer la gracia de meter un preservativo dentro del menú de la niña por el simple hecho de “a ver qué pasa” o bien, si al final se demuestra que el profiláctico fue usado, puede que un empleado de Mcdonald estuviera haciendo cosas oscuras en su turno y decidiera introducir la prueba del crimen en el menú de la niña…y en fin un largo etc. Pero todo ésto son hipótesis, está claro que es muy probable que la niña sea una ninfómana viciosa y haya dejado ahí los restos de su última aventura por el parbulario, o de que se trate de una nueva campaña de Mcdonald para prevenir los embarazos no deseados en la problación menor de edad (pero menor menor menor), está claro que cómo suelen decir en los anuncios y tal “se preocupan por nosotros” (ya no solo en el altísimo contenido nutritivo de sus comidas, veáse Super Size Me).

En fin, ésta vez solo fue un preservativo aunque, después de que también hayan encontrado anteriormente una rata, ¿Qué será lo próximo que regalen con los Happy Meal? La pregunta verdaderamente asusta xD. A este paso la comida basura se va a acabar convirtiendo en basura con comida.

Anuncios

Ay! Las obsesiones…

Supongo que habréis oído hablar alguna vez del grupo revelación del momento entre adolescentes de 14-17 años (casi que más bien adolescentas), ya sabéis hombre, los Tokyo Hotel (que vaya nombrecito por cierto).

¿Quién no tendrá un hermano menor, en proceso de convertirse en emo, (lo que podríamos a empezar a llamar el efecto Tokyo Hotel) que se pasa día, tarde y noche con las cancioncitas del susodicho grupo hasta el punto en el que a ti (que tienes que oír la música colateralmente) el suicidio ya no parece una idea tan mala? En fin, sobre gustos no hay nada escrito…

Si amigos lectores, no se me ha ido la pinza (por el momento), esta noticia va sobre ése grupo que a todos los hermanos mayores nos da dolores de cabeza y hemorragias cerebrales masivas después de escuchar el mismo disco (a veces incluso la misma canción) unas veinticatorcemil veces aproximadamente.

¿Qué por qué os hablo de éste grupo ahora mismo? Os explicaré. Resulta que los integrantes de esta banda durante la grabación de su tercer álbum están teniendo algunos “percances” con sus fans; al parecer una pandilla de 4 chicas fanáticas francesas que se hacen llamar Les Afghanes On Tour (poniéndonos en plan dramáticos, el hecho de que tengan nombre da a pensar que puede que incluso sean mas, en plan secta; ¿Os imagináis?) ha estado haciendo lo típico que hacen las fans: seguirlos sin descanso a todas horas del dia, mudarse desde Francia a Hamburgo solo para estar más cerca de ellos, enviar amenazas de muerte a la madre de 2 de los integrantes del grupo…en fin, ¿Qué os voy a contar? Pues lo típico.

El caso es que la cosa se lió más gorda cuando en una gasolinera una de las chicas intentó fotografiar al guitarrista de la banda, (que tiene cara de tener mala leche) cosa que no le hizo mucha gracia después del acoso que ya venían sufriendo por parte de Les Afghanes, y éste golpeó a una en la cara y a otra la empujó hacia el suelo lo que demuestra el afán de éste chico de solucionar las cosas mediante el diálogo y la no violencia (hombre si amenazan a tu madre…ahí ya la cosa cambia).

Lo mejor de toda la historia en mi opinión, es que si os fijáis aún no he mencionado las edades de las chicas, que tienen entre 20 y 25 años. Qué conste que no me gusta usar vulgarismos de manera gratuita así que expresaré la frase de manera más refinada: ¿No son un poco viejas estas chicas para ir detrás de tíos de 18 años? (Ahora traduce la frase al idioma vulgar y acabarás dando con la frase correcta: para quién la acierte en mi próxima entrada recibirá chorrosocotocientos marabedíes)

Al final los hermanos Kaulitz (protagonistas de la banda prácticamente, los otros son el bajista y el batería que nadie los quiere) han interpuesto una demanda por acoso contra el grupo de éstas chicas mientras que ellas han interpuesto otra por agresión contra Tom Kaulitz (guitarrista).

Las acosadoras se defienden diciendo que ellas sólo querían saber donde viven, que comen, donde duermen, con quién se relacionan, el color de sus calzoncillos, el tamaño de su…ejem…en fin, nada fuera de lo común vamos.

Finalmente, el grupo ha decidido posponer la grabación del tercer disco hasta que la cosa esté un poco menos caldeada.

Yo no puedo comentar más de la noticia amigos míos, me parece que habla por sí sola xD. Solo os doy un consejo: tu hermano/hermana podría ser el siguiente (acosador).

Hasta la próxima!