Todos vosotros conoceréis, imagino, los establecimientos de comida rápida Mcdonald en los que por un “módico” precio puedes elegir entre varios tipos de hamburguesas, todas con el mismo sabor y del tamaño de galletitas, o bien si no te gusta la carne (con lo cual te presencia allí ya carecería un poco de sentido) puedes probar las marvillosas ensaladas elaboradas con restos de restos de lechuga, tomates…etc etc.

Dejando un poco de lado esta pequeña introducción supongo también que si habéis pisado alguna vez un Macdonald de pequeñitos seguramente os pedistéis un Happy Meal, ya sabéis, el menú del juguetito.

Pues bien, la historia de hoy va acerca de una niña suiza de 7 años que cuando estaba comiendo tranquilamente su Happy Meal en una zona de picnic encontró como regalito del menú un preservativo abierto.

La madre de la niña denunció el suceso a la policía 10 horas más tarde del suceso, lo cual dificultó la tarea del análisis de la “sorpresa” pero tras un primer intento, al parecer no contenía restos de esperma. La policía, así como la mayor parte de la población mundial que haya leído este suceso, se preguntan: ¿Cómo es posible que haya llegado un preservativo abierto al menú de una niña pequeña cuando ésta no tenía ni idea de lo que era?.

Después de leer esto amigos mios, a mi se me ocurren múltiples respuestas: por ejemplo, un empleado de Mcdonald quiso hacer la gracia de meter un preservativo dentro del menú de la niña por el simple hecho de “a ver qué pasa” o bien, si al final se demuestra que el profiláctico fue usado, puede que un empleado de Mcdonald estuviera haciendo cosas oscuras en su turno y decidiera introducir la prueba del crimen en el menú de la niña…y en fin un largo etc. Pero todo ésto son hipótesis, está claro que es muy probable que la niña sea una ninfómana viciosa y haya dejado ahí los restos de su última aventura por el parbulario, o de que se trate de una nueva campaña de Mcdonald para prevenir los embarazos no deseados en la problación menor de edad (pero menor menor menor), está claro que cómo suelen decir en los anuncios y tal “se preocupan por nosotros” (ya no solo en el altísimo contenido nutritivo de sus comidas, veáse Super Size Me).

En fin, ésta vez solo fue un preservativo aunque, después de que también hayan encontrado anteriormente una rata, ¿Qué será lo próximo que regalen con los Happy Meal? La pregunta verdaderamente asusta xD. A este paso la comida basura se va a acabar convirtiendo en basura con comida.

Anuncios